lunes, 4 de enero de 2016

ROSCÓN DE REYES RELLENO DE NATA Y TRUFA


¡Hola, hoooooooola!

Por fin puedo parar un momento para escribiros esta super receta que estabais esperando con tanta ansia. Pues debo deciros que esta receta ha nacido de un experimento loco que me dio por hacer ayer. Vi como todo el mundo estaba haciendo sus roscones y yo (que no iba a ser menos) me puse a investigar recetas de aquí y de allá. Lo cierto es que no me gustaba ninguna receta por completo, unas eran demasiado difíciles, otras más trabajosas, de otras me faltaban ingredientes... así que decidí hacerme mi propia receta del delicioso y tradicional Roscón de Reyes.




El Roscón de Reyes es el dulce de navidad por excelencia. Es un dulce tradicional español que se come para celebrar el día de Reyes, Es un bollo muy blandito con forma de rosca con una masa dulce que se puede decorar con rodajas de fruta escarchada o confitada de varios colores y suele rellenarse de nata, trufa, crema pastelera o incluso moca, aunque tradicionalmente se comía sin relleno.

A lo que íbamos, que no me gustaba ninguna receta, así que decidí hacer mi propio experimento. Por suerte este roscón que parecía no parar de crecer y de crecer ha resultado ser uno de los más esponjosos que he comido en mi vida, además de sabroso. El procedimiento es el habitual supongo, pero los ingredientes cambian a mi parecer.

No me enrollo más, ahí va la super receta del Roscón, experimento (yo lo he bautilizado Roscosaurio, porque no paraba de crecer y de crecer en el prefermento).

Antes de empezar con la receta, me gustaría dejar claras algunas cosillas. La primera es que la elaboración del Roscón conlleva varías partes: la elaboración de la masa, el prefermento o primer levado, la desgasificación, el fermento o segundo levado, el decorado y el horneado, (os iré explicando cada paso a medida que vaya avanzando en la receta).

Ahí van los ingredientes para un roscón monstruoso o dos roscones medianitos (yo prefiero los medianitos):

Ingredientes para 1 roscón gigante o 2 roscones medianos:

-500 gr de harina de FUERZA (tiene que ser de fuerza, no vale ni de repostería, ni de todo uso)
-125 gr de azúcar blanco
-50 ml de leche
-50 ml de agua
-100 ml de aceite de girasol
-25 gr de levadura fresca de panadería (no vale la ROYAL, ni la seca de panadería)
-La ralladura de una naranja
-La ralladura de un limón
-El zumo de una naranja
-El zumo de un limón
-20 ml de ron (yo usé bacardí)
-30 ml de agua de azahar
-1 pizquita de sal
-3 huevos M

Ahora que tenemos todos los ingredientes, vamos allá con la receta. Preparadas, listas, ¡ya!

1) La primera fase del roscón es obviamente el amasado. Éste se puede hacer a mano o a maquina (yo prefiero a maquina con la amasadora, sino es una muerte para tus brazos, pero si no tenéis amasadora se puede hacer igual). En primer lugar echamos la harina en un bol y hacemos un agujero en el centro simulando un volcán. En una taza echamos el agua y la leche, y la calentamos en el microondas durante unos diez segundos, que al tocarla esté tibia y no queme (no debe estar a más de 40º C porque matará la levadura y no levará la masa). Echamos la levadura fresca a trocitos y removemos hasta diluirla. Una vez diluida, echamos esto al hoyo de la harina junto con los huevos, las dos ralladuras, el azúcar, el ron, el agua de azahar, el zumo de naranja, el zumo de limón y la sal. Amasamos un minutito a velocidad media o hasta que esté todo un poco integrado y a continuación añadimos el aceite de girasol. Ahora viene una de las partes más "trabajosas" de la elaboración del roscón. Para que la masa quede perfecta se debe amasar así: 25 minutos con la máquina, 10 minutos dejar reposar la masa, 25 min de amasado con la máquina. 10 minutos dejar reposar la masa, 25 minutos de amasar y después tocaría el prefermento. Tras todo este tiempo la masa debería quedar lisa y elástica, sin ser casi pegajosa (aunque si se queda un pelín pegajosa es normal, no añadáis más harina que si no el roscón puede quedaros como una piedra). Para verificar que la masa está perfecta, simplemente estira un poco un trozo de masa (prueba de la membrana) y si se queda casi transparente y no se rompe la masa estará lista.

2) El segundo paso de la elaboración del roscón es el prefermento. Ahora debemos dejar reposar la masa entre 3 y 6 horas, según la humedad y el frío del ambiente, o hasta que doble su volumen (yo lo dejé toda la noche, pero en mi cocina hacía mucho frío). Si queréis dejarlo toda la noche os recomiendo que una vez que casi haya alcanzado el doble de su volumen metáis la masa en el frigorífico, así no se pasará de fermento).

3) Una vez que la masa haya doblado su volumen y parezca que vaya a cobrar vida y os vaya a comer (es broma, pero a mí me lo pareció... jajaja), llega el momento de la desgasificación, es decir, la parte en la que untamos la encimera de aceite, cogemos la masa y la amasamos un poco hasta que pierda la mayor parte de aire que ha cogido. Una vez hecho esto, es la hora de darle forma a tu roscón. Se vuelve a untar un pelín la encimera con aceite y se comienza a redondear el roscón. Después se introduce un dedo en el medio y se hace el agujero. Se va estirando y agrandando la masa hasta que quede de un tamaño medianito, (cuidado, no lo estiréis demasiado, que luego crece y se sale de la bandeja de horno), y lo ponemos en la bandeja de horno sobre papel vegetal. Para que no se nos cierre el agujero, podemos ponerle un molde de emplatar o un vaso untado con aceite para quitarlo mejor después.

4) Después de disponer el roscón sobre la bandeja de horno llega el momento del fermento o segundo levado. En esta fase el roscón debe volver a crecer y doblar su volumen pero ya con forma de roscón. Esta fase requiere entre 1 y 3 horas, según la temperatura y la humedad del ambiente. Podemos tapar el/los roscones con un paño.

5) Después de tres horas (que es lo que me tardó a mí en levar la segunda vez), y después de que el roscón haya crecido bastante, llega la parte más divertida. Es hora de decorar nuestro roscón. Lo primero que tenemos que hacer es pincelar nuestro roscón con una mezcla entre 1 huevo batido con un chorreoncito de leche. Lo pincelamos bien para que quede doradito en el horno. Después colocamos la fruta confitada o escarchada (yo usé guindas y fruta escarchada roja, verde, blanca y naranja confitada). En un vasito echamos cinco o seis cucharadas de azúcar y una cucharada de agua de azahar y lo removemos. Ahora espolvoreamos el azúcar impregnado en agúa de azahar generosamente sobre el roscón. Y listo para meter en el horno.

6) La última fase del roscón, pero no por ello menos importante, es el horneado. El horno debe estár precalentado a 200 º C, calor arriba y abajo, (lo puedes precalentar mientras decoras los roscones). Metemos el roscón y lo tenemos los primeros 4-5 minutos a 200 º C y después bajamos la temperatura a 170-180º C hasta que suba y se dore. Podemos verificar que está echo si introducimos un palillo y sale limpio.



Y ya tenemos un delicioso Roscón de Reyes para este día tan señalado. Ahora podemos dejarlo tal cual y comernoslo sin rellenar, que está riquísimo y muy esponjosito, o podemos rellenarlo con lo que más nos guste. Yo en éste caso lo he rellenado mitad de nata y mitad de trufa, porque es lo que más gusta en casa. Para el relleno necesitaremos...

Ingredientes para el relleno:
>Para la nata:
-250 ml de nata vegetal mix de la marca puratos
-75 gr de azúcar glass
>Para la "falsa" trufa:
-250 ml de nata vegetal mix de la marca puratos
-50 gr de cacao en polvo puro VALOR
-75 gr de azúcar glass

Tanto para montar la nata como para montar la trufa los utensilios deben estar muy fríos, así como la nata. Yo por eso lo meto todo 10-15 minutos al congelador.
>Para la nata: se echa la nata en el bol muy frío y se comienza a batir. Una vez que esté medio montada, se añade el azúcar glass. Se bate hasta que aparezcan surcos amarillentos en la nata, esto querrá decir que está bien montada.
>Para la trufa: igual que la nata, pero al añadir el azúcar glass se añade también el cacao en polvo puro valor.

Ahora solo falta partir el roscón por la mitad, rellenar mitad y mitad, poner la figurita y el haba envueltos en film transparente (esto es opcional, pero así es la tradición), cerrar el roscón y ya está listo.
Os aconsejo que si no lo vais a consumir en ese día lo cubráis muy bien con film transparente, para que no se reseque ni quede duro y quede tan esponjosito como el primer día.

Parece una receta larga, pero si sigues los pasos al pie de la letra te saldrán unos roscones divinos.



Espero que os haya gustado la receta, que experimentéis y no os de miedo, que salen milagros de los experimentos, como este y que os traigan muchos regalos los Reyes Magos y seáis muy felices.

Muchos besitos y hasta pronto,

Alba

4 comentarios:

  1. Ummm, la pinta es deliciosa!!!
    Soy Patricia, estoy en el grupo de respoteras de andar por casa. :) :) :) Y por fin te sigo

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias preciosa por seguir mi blog, espero que las recetas sean de tu agrado.
      Un besote

      Eliminar
  2. Simplemente espectacular, y segurísimo que buenísimo, enhorabuena preciosa, besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amparo eres un sol de mujer. Gracias por estar ahí siempre ;D

      Eliminar